“Consejos” de novata a novatos

Hasta ahora, sabía el poder que tenían internet y las redes sociales, pero no sabía cómo podría eso beneficiarme a mí. Abrí este blog sin estar muy convencida de qué podría aportar yo que no se hubiera publicado ya, pero desde el primer día todo han sido cosas positivas y mensajes de apoyo y de ánimo.

Siguiendo la línea inicial del blog, hoy me gustaría compartir lo que a mí me ha funcionado y los consejos que, a través de libros, traductores profesionales, blogs e internet en general, me han ayudado a avanzar:

Paciencia

Santa paciencia. Se podría decir que es mi archienemiga. Esperar es enviar 50 currículums y que ninguna empresa te conteste.Hay que acostumbrarse. También es verdad que no todo es inmediato y me gusta pensar que, con esfuerzo, todo llega.

Quítate la capa de invisibilidad

¿Y cómo hago yo eso?, pensaba yo misma hace unos meses. La blogosfera y las redes sociales son herramientas muy útiles para darnos a conocer, y son una ventaja enorme respecto a las personas que hace unos años buscaban un trabajo. Podemos abrir un blog, crear una página de Facebook, compartir noticias relacionadas con el sector, ser activos en Twitter…

Precisamente, a través de este blog y también gracias a Twitter, se puso en contacto conmigo Chiara Zanardelli, una traductora italiana que, a raíz de una de las primeras entradas que escribí, me propuso contar en su blog mi experiencia acerca de los problemas que me he ido encontrando al empezar en este mundo de la traducción. Si os interesa, lo podéis leer aquí.

Traducciones voluntarias

Una forma de practicar y de adquirir experiencia traduciendo es colaborando gratuitamente para diferentes causas. Hay muchísimas ONG, proyectos de software o proyectos literarios que necesitan traductores voluntarios.

En mi caso, empecé colaborando para TED Conferences en algún que otro vídeo. Consiste en subtitular los vídeos del inglés al idioma que tú elijas; hay vídeos de todo tipo y es interesante porque al ser charlas de todo tipo de temas, se aprenden muchas cosas. La única pega que le pongo es que no tienes feedback y eso puede acabar desanimando.

Por otro lado, a través de la iniciativa PerMondo de la agencia de traducción Mondo Agit, me inscribí en su programa de traductores voluntarios aquí. Tengo que decir que me gustó mucho la experiencia principalmente porque tras enviar tu traducción, te la revisan y te la devuelven, por ejemplo, con comentarios o propuestas de cambio de algunas palabras (siempre preguntándote si te parece bien). En los comienzos, creo que es esencial que alguien te de feedback de tu trabajo porque es una manera de mejorar, de aprender y sobretodo de no desanimarse.

Estos dos casos son sólo mis experiencias hasta ahora, pero hay miles de proyectos esperando traductores, cómo por ejemplo Global Lives Project, Translators Without Borders o Amnistía Internacional.

¡Es una muy buena manera de empezar!

Anuncios